Follow:
    Sin categoría

    1.5 – Transición

    Mi vida durante los siguientes meses transcurrió de una forma monótona y cansina. Destrozada, intenté recomponer mi vida durante los últimos meses de embarazo consolándome en que mi criaturita vivirá en un entorno mejor, en el que estar sana. El trabajo me ayudaba a desahogare aunque estuve mi deprimida y eso afectó notablemente a mi percepción de los sabores, no bajó mi rendimiento en el trabajo pero tampoco estaba especialmente inspirada como para poder ascender o para poder hacer críticas extremas. Mis especias eran un gran consuelo al llegar a casa, era reconfortante cuidarlas.

    27-11-2016_233651-1

    Y poco a poco, llegó el día en que Tindra nació. No volví a saber nada más de Radish, y sospecho que se ha debido de mudar porque sus concubinas estuvieron viniendo y preguntando por él. (Flipante verdad?). Tindra era una niña preciosa, sana, y que de momento no se parecía mucho al padre, aunque tenía sus ojos.

    27-11-2016_233927-2

    La maternidad es algo reconfortante, hace que te olvides de tus propios sentimientos y te dediques en cuerpo y alma a esa persona desvalida. Yo intenté estar muy unida a ella, en el trabajo me dieron un par de semanas para la maternidad y un extra con el que pagar a una canguro, aunque únicamente para las horas en las que tuviese que trabajar. Tenerla a mi lado me daba paz, y poco a poco me ayudó a olvidar todo el rencor y el dolor que tenía acumulados por mi desenlace con Radish. Mis heridas sanaban y mi amor por Tindra crecía cada día un poco más.

    27-11-2016_234015-3

    Ser madre soltera era una tarea terrible. Apenas me daban las horas para dormir un poco, atender a mi pequeña, salir al trabajo, volver, escribir mis columnas, la niña otra vez… Ni que decir tiene que estos meses ni se me pasaba por la cabeza tener citas o contacto físico con otro ser humano que no fuese mi hija o mis jefes, creo que si me hubiese planteado algo de ese tipo me hubiera desmayado muchas veces más de las que ya me quedaba dormida en mitad de una toma de leche, o el cambio de un pañal…

    27-11-2016_234025-4

    Esta es la situación en el legado Pandora. La fundadora duerme con el culo en pompa mientras la pequeña Tindra espera que le den el biberón. Estos han sido nuestros primeros años solas. Pero no voy a dejar que nada nos pare.

    11-12-2016_141033-9

    Tindra creció y se convirtió en una niña que se parecía peligrosamente a su padre. Aunque era algo únicamente físico, era una cruz que llevaba al verla todos los días. la amaba, y era condenadamente igualita a él. Era increíblemente lista y creció con una obsesión por la limpieza. Me siento bastante culpable, creo que desde pequeña ha visto que nunca consigo dar a basto con todo y esto ha creado en ella una manía. Agradezco mucho su ayuda pero a veces me gustaría que pudiera dedicarse a ser una niña y jugar sin ayudarme y preocuparse tanto.

    27-11-2016_235431-5

    Todos mis ahorros los gasté en hacerla feliz, invertí en una mesa de química que a Tindra la ilusionó muchísimo. Se pasaba el día mezclando líquidos y creando bebidas que a veces eran ricas ya veces eran vomitivas. Empezaba a ganar algo de dinero con las cosechas de mis plantas de vez en cuando y ahora que Tindra era mayor y yo me encontraba mejor la situación en el trabajo mejoró.

    28-11-2016_122408-8

    Aunque mi salud se resintió a causa de tanto esfuerzo, la casa mejoró bastante y la habitación de Tindra era la más cuidada, sin bien es cierto que un poco de hueco lo usamos para seguir con mi pasión por las especias, frutas y verduras que ya ocupaban casi la mitad de la casa. Mi habilidad había ido mejorando con los años, y siempre que veía una oportunidad robaba semillas de vecinos, tiendas, festivales…

    28-11-2016_02317-6

    – Mami, estos días voy a experimentar más con la mesa de química, hay un proyecto de ciencias la próxima semana y me gustaría inventar una poción para alimentar de bajo coste, para poder arreglar el hambre en el mundo.
    – Y no prefieres llevar un volcán de bicarbonato como hace todo el mundo?¿
    – Ay mamá, cómo esperas que gane con algo asi?
    Tindra crecía muy deprisa y cada día era más lista. Me hacía sentir muy orgullosa y me daba fuerzas para seguir adelante.

    28-11-2016_115215-7

    Ahora que estábamos mejor, que Tindra era más mayor y ya no sentía tanto la pérdida de Radish,  tengo que empezar a relajarme y volver a hacer vida social. Notaba como Tindra a pesar de ser una buena niña y que nunca se quejase de nada se sentía sola. Echaba de menos una figura paterna y conocer a más gente. A menudo la encontraba hablando con su gran Oso de peluche y esto me partía el corazón. Ha llegado el momento de salir, conocer gente nueva, darle independencia a la niña y apuntarla a un club.

  • 1.4 – Hoy

    Radish, parecía feliz, decía que estaba contento con el embarazo y yo también lo pensaba. Pero había algo que yo…

    Sin categoría
    / 11 Diciembre, 2016