Follow:
Sin categoría

1.3 – Consolidación

Los días pasaron y nuestra relación se fue asentando. Radish ya no era mi casero, era mi complemento. Los dos juntos encajábamos a la perfección, era detallista y cariñoso. Se preocupaba por que en casa no hubiese ratas, bichos, cañerías rotas o cualquier cosa que me impidiera concentrarme en poder trabajar y ahorrar un poco. Íbamos a festivales juntos, compartíamos un plato caliente y paseábamos. Os mentiría si nos os contase que también pasábamos ratos entre las sábanas.

22-11-2016_223431-25

Lo cierto es que llevábamos apenas unos meses conociéndonos y es cierto que no sabía mucho sobre él y sobre su personalidad pero eran momentos muy difíciles para mí y él había estado a mi lado de forma incondicional. Sería la locura de mi cabecita en aquel momento, o quizas el extra de almizcle en el ambiente por las plantas de la terraza. El caso es que las especias dictan situaciones como esta, y yo tenía claro lo que debía hacer.

22-11-2016_221733-19

Sin prepararlo ni planearlo mucho le pedí a Radish que se casase conmigo, le entregué una pequeña alianza que había comprado en una casa de empeños y con ella mi corazón. Estaba deseando que compartiésemos la vida juntos y ver lo que nos deparaba el futuro.

– Me has hecho muy feliz estos meses Radish, me gustaría que siguieras a mi lado compartiendo la vida juntos.

– Alissa, no me lo puedo creer! Sabes que normalmente debería ser yo quien te lo propusiera a ti verdad? Pero es que no puedes parar quieta eh??

22-11-2016_222157-21

Nos fundimos en un gran beso, con nuestra pequeña tele siendo testigo de todo, y fusionamos nuestras vidas en una única unidad doméstica. La verdad es que estaba aterrada, muy contenta porque era lo que quería claro, pero, a la vez me moría de miedo. Mi familia no podría asistir a una boda en un piso cochambroso, no podían vernos así. No podía oficiar nigún tipo de evento. No podía tomar vacaciones, apenas teníamos los muebles básicos para poder sentirnos más o menos aliviados en lo que son las necesidades primarias… Se avecinaban tiempos duros, pero, acaso no habíamos pasado por momentos peores?
22-11-2016_222438-22

Como no podía ser de otra forma. A Radish le despidieron al saberse que se había casado con una inquilina, se le retiraron todas sus gratificaciones y se nos asignó un nuevo casero. No se por qué pero parece como si ya se conocieran y pasase algo… Radish se unió a mi vida sin trabajo y sin dinero, pero estábamos juntos y podíamos continuar creciendo y mejorando juntos. La casera además de enviciar el aire con su presencia se nos presentó y nos informó de los cambios en la politica de arreglos, un pequeño adelanto en los pagos del alquiler y alguna otra cosa que no tenía mucha importancia. Tenía la mirada turbia y el gesto enmascarado.

22-11-2016_222820-23

Se puso a buscar trabajo en seguida y la casera se quedó a comprobar que en el piso estaba todo correcto mientras se ponía al día. Aunque a mí me daba la sensación de que le miraba de reojo. Es cierto que no sabía mucho de la vida de Radish, como era fuera del entorno de mi piso y de cuando compartíamos salidas, pero notaba algo extraño, era una sensación incómoda que te hace pensar que hay algo que se te escapa. Intenté no darle mucha importancia y centrarme en conocer poco a poco la vida de mi marido.

22-11-2016_223020-24

Nuestra vida era sencilla pero divertida. La compartíamos juntos y la carga era llevadera, en cuanto mejorásemos en nuestros trabajos y ahorrásemos un poco la situación mejoraría. Empezábamos a forjar algo juntos, poco a poco descubríamos cosas nuevas, y vivíamos juntos cosas nuevas que nos hacían sentir compartir primeras experiencias. Poco a poco… con calma, creceríamos como personas y nos uniríamos en el matrimonio para poder crear una vida juntos… Debía ser así, despacito, con buena letra… pero resulta que…

22-11-2016_224127-26

Estaba embarazada! La noticia era buena pero el momento el peor. Teníamos que organizarnos pronto o tendríamos problemas de verdad! Radish estaba ilusionado con la idea, a mi me pilló un poco de improviso pero sabía que nos iría bien. No hay que tenerle miedo a la vida cuando se consolida en algo más estable y duradero.

Share on
Previous Post Next Post

You may also like

No Comments

Leave a Reply