Follow:
Sin categoría

1.2 – Rendida al amor y sin freno

22-11-2016_162824-1

Los comienzos son duros, y como no tenía nada, no podía entretenerme de otra forma que no fuese en la calle. Jugaba al baloncesto cuando alguien me invitaba y así de paso socializaba un poco.

22-11-2016_163200-copia-7

Me hice amigo del dueño del karaoke y me dejaba quedarme con los restos de las copas de los demás. También de vez en cuando rebuscaba entre cajas por si encontraba algo que vender.

22-11-2016_165412-2

Decidí pasar por casa y descubrí a los vecinos esperándome con un maravilloso pastel de frutas. Ay amigos, se que a vosotros un pastel de frutas os parece lo peor, pero este pastel me alimentará durante días…

22-11-2016_171727-3

Resultó que mi vecina más cercana además de ser una octogenaria era también una marchosa de cuidado y la tuvimos varias veces por sus malditas fiestas de “ancianitas bailongas sin compromiso”

22-11-2016_172247-5

Mi apartamento además de vacío estaba plagado de bichos y ratones así que casi todos los días tenía que llamar al casero para que me arreglase el problema. Creo que le doy mucha pena porque ve mi casa vacía, menos mal que no ha entrado al baño y no ha visto que en realidad no tengo nada de nada. Le he dicho que los de la mudanza me han perdido las cosas.

22-11-2016_172449-6

Como pasaba tanto tiempo en casa, empezamos a conocernos un poco. Solía quedarse un rato a charlar al terminar los apañitos. Así fue como descubrí que el era indio también! que casualidad no? Mis padres siempre quisieron que me casase con un chico así. Es increíble como estas cosas pasan sin proponérnoslo.

22-11-2016_173435-8

Os preguntaréis que carajo hago con las tuberías en vez de llamar al casero cañón… es porque están en el baño y no quiero que vea que aún no tengo taza y tener esa incómoda conversación en la que explico donde hago mis necesidades fisiológicas.

22-11-2016_173858-9

Este es uno de mis mejores logros, en el que con el dinero del trabajo pude pagar mi primer alquiler, mi buzón al día y llamada de rigor a los padres.
– ¿Qué tal estás Alissa?
– Bien, por aquí todo perfecto. El piso es muy acogedor y estoy empezando a hacer progresos en el trabajo, de vez en cuando escribo una pequeña columna de opiniones.
– ¿Necesitas dinero? ¿Todo va bien? te notamos un poco triste
– No! estoy genial, estoy cansada porque la semana ha sido larga. Hablamos, gracias
No me atrevo a decirles mi situación, se han esforzado mucho y esto sólo es temporal.

22-11-2016_211607-10

Con las facturas al día, tenía un pelín ahorrado para unas macetas en las que decidí plantar parte de mis cosechas callejeras para poder ganar algo sin tener que peregrinar por la ciudad. También despertó en mí recuerdos de cuando cultivábamos especias y cocinábamos en familia.

22-11-2016_211929-11

Conseguí tener lo básico en mi apartamento y a pesar del cansancio el esfuerzo me permitió sentirme un poco más relajada. Aunque lo que si es cierto es que la vecina anciana me tenía frita porque ahora que por fin tenía donde dormir no podía por sus fiestas desmadradas.

22-11-2016_212059-1222-11-2016_212557-13

Seguí haciendo migas con mi casero, “NOMBRE”. La verdad es que era agradable tener a alguien con quien hablar y estar tranquila sin fingir todo el rato que tenía una situación mejor de la que había. Nos hicimos bastante íntimos y terminó pidiéndome una cita:

22-11-2016_212909-14

Hey Alissa, me encantaría que algún día fuésemos a cenar o a dar un paseo, ya sabes, conocernos más allá de la relación casero-inquilina. ¿Qué me dices?

22-11-2016_213202-15

Y la verdad es que compartimos muchos momentos y empezamos a salir juntos. La fiesta de las especias, paseos juntos, conversaciones íntimas en el dormitorio (sin que llegase a pasar nada)…

22-11-2016_213908-17

Y..

22-11-2016_213534-16

Sin darme cuenta…

22-11-2016_214405-18

Acabé rendida a sus pies y muy enamorados.

Share on
Previous Post Next Post

You may also like

No Comments

Leave a Reply